Ir arriba
Imprimir

Anti-oxidantes en la alimentación

Anti-oxidantes en la alimentación

Anti-oxidantes en la alimentación

La importancia de una dieta Anti-oxidante.

RADICALES LIBRES: o radicales oxidantes son moléculas inestables de alta energía con electrones desapareados en sus órbitas exteriores que tienden a reaccionar con otros compuestos del organismo para estabilizarse provocando alteraciones fisiológicas desencadenantes de diversas enfermedades crónicas.

Contamos con un sistema enzimático propio del organismo que neutraliza estos radicales libres y con un sistema no enzimático que son las sustancias que ingerimos con los alimentos como las vitaminas C, E, A, minerales como el selenio, zinc y cobre, magnesio, flavonoides, etc.

Los radicales libres los producimos por el ejercicio intenso, contaminantes del aire, radiaciones, virus, bacterias, pesticidas, conservantes, etc.

El incremento del consumo de frutas y vegetales con alto contenido en antioxidantes neutralizan la acción de los radicales libres y desempeñan una función en la prevención de enfermedades como cardiovasculares y diversos tipos de cáncer.

En definitiva, una alimentación suficiente, variada y equilibrada que contenga entre otros alimentos zanahorias, cítricos, kiwis, melocotón,  pimientos, aceite de oliva, aceitunas, nueces, cacao, arroz, cereales, apio, brécol, repollo, champiñón, patata,  cebolla, hígado, pollo, pavo, pescado, carnes, mariscos, etc.,  junto con el ejercicio físico moderado, es de vital importancia para mantener un estado de salud adecuado.

En nuestra unidad de nutrición os asesoramos para que llevéis una alimentación sana y equilibrada. Contamos con especialistas en nutrición con muchos años de experiencia que os enseñarán a llevar un alimentación correcta para llevar una vida sana y prevenir enfermedades.

Aquí os dejamos unas recomendaciones para evitar aumentar los radicales libres causantes de estas enfermedades:

-         Evitar herbicidas, pesticidas

-          Evitar alimentos curados con conservantes.

-         Evitar alcohol ( pero no el vino)

-         Evitar el tabaco.

-         No abusar de fritos (patatas fritas), rebozados, brasa, pan tostado…

-         Evitar estrés, insomnio, radiaciones, alteraciones emocionales para conseguir tener el sistema inmunitario en condiciones.

-         Seguir las recomendaciones nutricionales de nuestros especialistas.